HISTORIA

La idea de crear un sistema de construcción diferente surgió cuando estaba cursando mi último año de la facultad, en 1981. El objetivo fundamental tenía como premisa disminuir considerablemente el “peso” de las edificaciones para disminuir exactamente en la misma proporción la carga sísmica que actúa sobre las mismas.

Hay que tener presente que la “fuerza sísmica” tiene un valor que no solo depende de la intensidad del terremoto sino del “peso” de la construcción, dado que es directamente proporcional: a mayor peso, mayor carga sísmica. En dos construcciones “gemelas”, siendo una de ellas un 50% más liviana que la otra, la fuerza sísmica - para un mismo terremoto - será un 50% menor para la más liviana.

Pero no se trataba solamente de “alivianar”, sino de “no resentir” otros aspectos que hace a una vivienda digna de ser habitada como son la aislación térmica, la aislación acústica, el riesgo de la ignición, la durabilidad de los materiales, la aislación hidráulica, la humedad, las terminaciones en general.


Así, teniendo siempre como meta lograr una construcción rápida, fuerte y altamente estética, con el transcurso de los años se fueron incorporando al sistema nuevos elementos que hoy nos permiten lograr los objetivos previstos obteniéndose resultados sorprendentes.



Ing. Antonio Jirala.